Entradas / Fibras, la guía definitiva

Fibras, la guía definitiva

Agosto 7, 2020

Publicado por: Camila Padilla

Cuando comencé en el mundo del tejido, normalmente tejía solo con algodón o con lana de oveja corriente. Esa misma que llaman lana chilota o lana rústica por lo áspera al tacto.

Me llamaba la atención que al comprar una madeja u ovillo, a todo se le llamase lana y la diferencian como «lana acrílica, lana de algodón y lana de oveja». O bien, que si era un hilado grueso, se le llamase lana. En caso contrario, si era delgada le llamaran hilo.

Era extraño para mi que no existiera una diferenciación mayor, porque cada fibra tiene propiedades y beneficios diferentes. Lo vemos y leemos mucho cuando compramos ropa de algodón, sábanas de seda o una frazada de lana de oveja. Qué hacía que en los hilados de tejido fuese diferente, si al final, estábamos usando las mismas fibras.

En el camino del tejido, fui descubriendo categorías de hilados según fibras. Cosa que pude profundizar en el 2016, cuando mi vida se cruzó con la fábrica nacional de textiles El Castillo, con ellos trabajé en el área de diseño.

Fui como una «esponja», absorbiendo todos los conocimientos de Federico y Antonella. Con ellos aprendí mucho más sobre fibra, el proceso de hilandería, también a  diferenciar las fibras con el tacto, categorizarlas y por supuesto conocer la diferencia entre cardada y peinada que hoy oímos tanto.

Hoy hablaremos sobre las fibras, sus categorías y sus propiedades. Todo en una visión macro.

Comencemos por el comienzo ¿Qué es una fibra?
Se le llama fibra o fibra textil al conjunto de filamentos o hebras que podrían ser usados para formar hilados con los que posteriormente usamos para tejer. Dentro de ellas, podemos encontrar fibras largas, cortas y filamentos sintéticos.

 

Clasificación:
La clasificación de las fibras es según su origen: están las de origen natural, que se sub dividen en vegetal y animal. También están las de origen sintético. (En esta guía encontrarás las más utilizadas en el rubro)

Fibras de origen natural, vegetal

Algodón: En primer lugar, voy a mencionar al algodón, es probablemente la más popular en la industria. Se desarrolla a partir de la cáscara de la semilla de algodón y dentro de sus propiedades principales están:

Higroscopicidad (la capacidad de absorber humedad).

Hipoalergénico, ayudando a prevenir los riesgos de irritaciones, picores, infecciones y alergias

El lino: Está hecho de la planta del lino y su fibra se extrae desde el tallo. Dentro de sus propiedades encontramos su capacidad de absorber el calor  y su resistencia siendo dos a tres veces más fuerte que el algodón.

Bambú: Se desarrolla a partir de la pulpa obtenida de la caña. Sus propiedades principales son,
buena permeabilidad e higroscopicidad, junto al hecho de ser termo climática (te mantiene fresco en verano y cálido en invierno).

Cáñamo: Se extrae desde el tallo de la planta de cáñamo. Dentro de sus propiedades principales está ser termo climática, pudiendo usarse tanto en verano como invierno y sus propiedades antibacterianas naturales.

Existen otras fibras de origen vegetal como el yute, el bonote que se extrae de la cáscara del coco, el bagazo que es el residuo que queda una vez extraído el jugo azucarado de la caña y el sisal extraído de la hoja de agave.

Por lo general, las fibras de origen vegetal nos entregan hilados resistentes, suaves, brillantes, biodegradables y de uso frecuente para épocas de calor.

Fibras de origen natural, animal

Al igual el algodón (origen vegetal), la lana de oveja, es una de las más populares del rubro. La especie tiene distintas razas, siendo las más conocidas Merino (encontramos la Merino Australiana, Merino precoz), Hampshire Down, Suffolk Down (raza más común en Chile, la distinguen por sus patas y cabeza negra), Lincoln y Corriedale. Cada una de ellas entregan distintos tipos de hilados. Unos más suaves, otros más duros.

Lo importante sobre la calidad de la lana es ver en la etiqueta o consultar  sobre los micrones (unidad de medida) mientras más delgada sea la fibra de la lana, es más fina. Recuerda la siguiente clasificación:

  • Lana fina: 16-22 micras
  • Lana media: 23-28 micras
  • Lana gruesa: 29 o más micras.

Para que te hagas una idea sobre las micras que entrega cada raza:

  • Merino Australiano: 16 a 23 micrones.
  • Merino Precoz: Raza chilena, va entre los 20 a 25 micrones.
  • Corriedale: 24-32 micras.
  • Lincoln: entre 28 y 35 micrones.
  • Suffolk Down: 26-33 micras.
  • Hampshire Down: 27-33 micras.

Dentro de las propiedades de la lana está la higroscopicidad, ayudando a regular la temperatura corporal y la resistencia a la proliferación de hongos y bacterias, como consecuencia evita que produzca malos olores.

Alpaca: Existen diferentes tipos de fibra de alpaca, según sea su finura y calidad. Aquí debo hacer una aclaración sobre la Baby alpaca, esta fibra procede del primer esquilado que se hace, pero lo de “baby” no significa que se utilicen animales recién nacidos, ya que para está primera esquila es necesario que sean adultas, deben tener al menos tres años. Entre sus propiedades está el hecho de que apenas absorbe la humedad ambiental y repele muy bien el agua. También su capacidad térmica y aislante.

Mohair: Es una fibra lujosa, procedente del pelo de la cabra de Angora. A diferencia de la lana de oveja que es rizada, el pelo mohair es liso y muy fino, dando un hilado muy resistente, brillante y suave al tacto. Sus propiedades principales son, la capacidad de aislar el cuerpo del frío y ser una de las fibras naturales con mayor elasticidad.

Seda: Se produce gracias a los gusanos de la seda, que en realidad no es un gusano, sino una oruga. La fibra se extrae de su crisálida. La seda, para ser extraída debe hacerse antes de que la polilla emerja naturalmente, de lo contrario secretaría un ácido que corroería el capullo. Las características principales son, su densidad limitada, por eso es ligera y cómoda. Y su capacidad Termo climática.

Existen muchas otras fibras de origen animal como el cashmire, camello y vicuña.
Dentro de las similitudes está la absorción de agua, la capacidad de dejar respirar la piel, la termicidad que es la capacidad de mantener una temperatura corporal estable.
Son fibras de larga durabilidad, no producen hongos, son suaves al tacto y son biodegradables.

¿Qué significa que sean cardadas o peinadas?
Esta pregunta comienza a salir más y más, sobre todo porque nos encontramos con hilados de fabricación extranjera que dicen en su etiqueta «lana de oveja peinada» o «algodón pima peinado»

Cardada: El cardado es el proceso en el cual, la lana pasa por una máquina llamada “carda”, esta maquina tiene una serie de cilindros cubiertos con púas que giran y van mezclando fibras largas y cortas,  poniéndolas más o menos en paralelo. Al final del proceso, la máquina entrega mechas de lana sin torcer. Estas mechas pasan luego al proceso de hilandería.

Peinada: El peinado es el proceso en el que la lana pasa por cardas para transformarla en una especie de velo, luego pasa por una segunda máquina que junta los velos y forma cintas de lana. Posteriormente, estas cintas pasan por una tercera maquina llamada peinadora, que ponen las fibras en paralelo, conservando solo fibras largas y eliminando todas las fibras cortas.

¿Qué diferencias existen entre ellas?
Para explicarlo en términos simples, la lana cardada al mezclar fibras largas y cortas, entrega un hilado esponjoso, la esponjosidad forma bolsones de aire entre las fibras de lana, que hacen que el hilado sea más térmico y liviano, pero al mismo tiempo, un hilado más áspero y disparejo.

La lana peinada solo tiene fibras largas, dejando una al lado de la otra, sin espacios para formar estos bolsones de aires. Por lo que tenemos una lana menos térmica y más pesada, pero mucho más pareja y suave. 

Fibras de origen sintético:

Las fibras de origen sintético, fueron creadas para producirse en masa y a un costo mucho más bajo. Tratando de sustituir a las fibras de origen natural, por lo que varias de ellas mantienen sus características o prioridades de durabilidad y resistencia. No así manteniendo su capacidad de termicidad, higroscopicidad y la resistencia a la proliferación de hongos y bacterias

Rayón o viscosa:
Se confecciona a partir de celulosa contenida en la planta. Por ello, entra en una sub categoría: artificiales naturales, que en pocas palabras es es un componente natural, pero el filamento es artificial. La viscosa imita a la seda, tratando de imitar sus propiedades.

Poliéster: Elaborada a partir de un tipo de resina plástica obtenida del petróleo. Se obtiene mediante una reacción química. Provoca que sea muy resistente a la humedad y a los productos químicos.

Nylon o nailon: Es un polímero (sustancia química) que fue creado para sustituir en parte a la seda. El nailon es una fibra textil elástica y resistente.

Entender sobre las fibras textiles, conocer cuales son las propiedades de cada una, nos dará una guía sobre cuál utilizar, según el proyecto que queremos hacer y para qué época del año estamos tejiendo; me explico, si el objetivo es tejer algo abrigador para la época de invierno, priorizaré escoger fibras de origen natural animal. Por el contrario, si quiero tejer algo fresco para la época de verano, escogeré hilados de origen animal vegetal. Sucede lo mismo con las fibras de origen sintético, según lo que planifiquemos hacer, podremos decidir cuál usar.

Espero que esta guía te haya podido nutrir de información sobre cada una de las fibras. Traté de centrarme en lo más relevante, intentando simplificar la elección de fibras y dando respuestas a esa duda existencial que surge cuando comenzamos un nuevo tejido. ¿Qué material uso para tejer una prenda de verano/invierno?